CopenHill es una planta CDR de última generación inaugurada en Copenhague en octubre de 2019 con el fin de sustituir a la antigua planta de producción de energía de 50 años de antigüedad. Esta instalación es capaz de valorizar 440.000 toneladas al año de Combustible Derivado de Residuo para suministrar electricidad y calefacción urbana a 150.000 hogares y está alineada con el objetivo de Copenhague de convertirse en la primera ciudad neutral en emisiones de carbono del mundo para el año 2025.

Se trata de una instalación de 41.000 m2 que, además de la planta de valorización energética, alberga una pista de esquí de 9.000 m2 (la misma longitud que un medio-tubo olímpico) en su cubierta, el muro de escalada artificial más alto del mundo en su fachada y la meseta de observación más alta de la ciudad en su tejado. Esta meseta es accesible a través de un camino de 490 metros con árboles y senderos que permiten hacer senderismo por un exuberante terreno montañoso. Además, incluye 10 pisos de espacios administrativos, un centro de recreación y un centro de educación ambiental para visitas académicas, talleres y conferencias de sostenibilidad.

“Como planta de energía, CopenHill es tan limpia que hemos podido convertir su edificio en la base de la vida social de la ciudad – se puede escalar por su fachada, hacer senderismo por su tejado y esquiar por sus pendientes” describe Bjarke Ingels, fundador y director creativo de BIG, el estudio encargado de diseñar la instalación.