Nuestro proyecto de transición energética alcanza uno de sus principales hitos administrativos con la aprobación por parte del Gobierno de Cantabria de la modificación de la Autorización Ambiental Integrada (AAI) que da luz verde a la construcción de nuestra futura caldera CDR.

La Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, integrada en la Consejería de Medio Ambiente, ya publicó el pasado 31 de marzo en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) la obligación de cumplimiento de determinadas condiciones recogidas en la Declaración de Impacto Ambiental de la futura instalación. Ahora, una vez recogidas las respectivas alegaciones, el Ejecutivo ha completado el proceso para una de las patas fundamentales del futuro energético de nuestra planta.

La futura instalación supondrá una inversión de 130 millones de euros y sustituirá a una de nuestras dos calderas de carbón, lo que nos permitirá reducir en casi 200.000 toneladas/año nuestras emisiones de CO2 a la atmósfera. Esta nueva planta dispondrá de una capacidad máxima de tratamiento de 330.295 toneladas por ejercicio y se ubicará en el interior de nuestro complejo fabril, en una parcela reservada de 19.402 m2 de superficie total, de los cuales un total de 10.129 estarán construidos.

En los próximos meses seguiremos trabajando para conseguir el apoyo de la Administración pública en la financiación de la construcción, el aseguramiento del suministro de combustible y el resto de aspectos técnicos de la instalación.